Foto tomada de Pixabay.

No estrés, todo pasará, todo tendrá un fin, disfruta de cosas pequeñas, quizás insignificantes y tontas.

No te compares con la vida de otros, trata de que tu corazón sea sano, evita al maximo las envidias, susurros, etc.

La vida no es una competencia, todos vivimos de diferente forma, en algunas ocasiones la vemos diferente y la disfrutamos de igual forma.

Enfócate en ti, construye tu futuro en base de la felicidad, tu cuerpo es prestado, quiérelo, cuídalo y protégelo.

Un pequeño fragmento de mi libro «Salvando vidas, Guardando almas»:

“Quería hacer más y más dinero, y me estresaba todo el tiempo.

Era facil tenía que perderlo todo para entender, que te puedes levantar nuevamente, hacer las cosas bien, corregir, pero sobretodo disfrutar.

Pensar y meditar lo importante de la vida, de tu vida. No la de tu mamá, padre, familiares o hijos.

Tu vida, como la cuidas, la proteges, la valoras.

Si, Claro que si, !

disfrutar lo que se tiene…

Vale mas un helado en un centro comercial un domingo.

Que muchas comidas lujosas con estrés o sin tiempo.

Para disfrutarlo.”

 

 

Andres Jimenez