Debemos ser siempre humildes, en los triunfos, en las victorias, cuando vamos alcanzando nuestros objetivos de vida, se que en la adversidad debemos sacar nuestra verdadera casta, oremos en silencio , derrama la sangre de cristo en ese lugar y tomemos decisiones certeras, de forma justa, y con beneficio mutuo sin perjudicar tu adversario.

Andres Jimenez